¿Cómo se hace el Reiki?

En este artículo daremos las nociones básicas de cómo se hace el Reiki. Es necesario un espacio tranquilo y luminoso, que favorezca la relajación. Es aconsejable el uso de una camilla y velas para mantener el sitio en armonía. Igualmente, puedes poner música relajante o mantras, si lo consideras necesario.

La higiene de manos es vital a la hora de empezar, ya que el sanador en ocasiones tocará al paciente o receptor. De esta manera, también limpiamos las malas energías que tengamos adheridas. Es importante quitarse el reloj o los zapatos, ya que pueden estropear la influencia de la energía. Anillos, pendientes y colgantes no hace falta quitárselos, ya que se cargarán de energía positiva.

El receptor debe tumbarse o sentarse, adquiriendo una postura cómoda. Importante no cruzar brazos ni piernas, ya que sino estaremos bloqueando este flujo de energía. El sanador debe explicar los cambios que se pueden experimentar al recibir el tratamiento, cómo cuadros febriles o erupciones en la piel llamados crisis curativa.

El sanador empezará por frotarse las manos, ya que es el lugar donde emana la energía Reiki. Seguidamente, levantará las dos manos para conectarse con Reiki, mientras se enfoca en el objetivo sanador. Hará la limpieza del aura tanto antes cómo después del tratamiento. Durante la sesión, canalizará la energía sanadora con la imposición de las manos. Adoptando las 12 posiciones que están estrechamente conectadas con los 7 chakras. Estos están asociados a un color y un sonido, ya que emiten vibraciones. Cosa que ayuda al sanador a canalizar la energía a través de sus manos.

En este vídeo observaremos que sonidos y colores están relacionados con los 7 chakras. De esta manera, ayudaremos a nuestro cuerpo a canalizar y equilibrar todas esas emociones y sentimientos que nos bloquean. Consiguiendo así, paz y armonía espiritual.


Artículos Relacionados



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *